domingo, 20 de abril de 2008

Gobierno Sudafricano sacrificará elefantes.

El Gobierno sudafricano se ve en la obligación de sacrificar a los mamíferos terrestres de mayor tamaño porque están acabando con la vegetación


Después de varios años de consultas, el Gobierno de Sudáfrica anunció que se va a reanudar el sacrificio selectivo de elefantes para controlar el exceso de esos animales, que tan mala imagen tienen en este país.

El ministro de Medio Ambiente de ese país, Marthinus van Schalkwyk, comentó en Pretoria que las autoridades habían decidido terminar con la moratoria que existía en el sacrificio de elefantes desde 1995, una decisión que estaba siendo debatida desde hace varios meses. «Vamos a permitir el sacrificio legal en algunas partes del territorio, pero no hay intención de que se convierta en un matanza a gran escala», afirmó el alto funcionario. El sacrificio selectivo, añadió, será la última opción para controlar el número de estos animales que habitan en la zona.

Los parques nacionales de Sudáfrica sufren de una superpoblación de elefantes que ha puesto en riesgo los ecosistemas por la voracidad de los mamíferos terrestres más pesados, que suelen tener pocos miramientos a la hora de elegir su bocado.

Aunque estos mamíferos figuran casi siempre en cualquier estampa del África subsahariana, en Sudáfrica no son bien vistos porque arrasan con la vegetación del área en la que viven y son capaces de derribar un árbol para conseguir una rama con frutos.

En este país hay muchos más elefantes de los que su ecosistema puede permitir. Se calcula que existen cerca de 20.000, de los cuales 14.000 se encuentran en el Parque Nacional Kruger, en el noroeste del país y que hace frontera con Zimbabue y Mozambique.



superpoblación. Este parque tiene una extensión de 1,96 millones de hectáreas (una dimensión parecida al territorio de El Salvador), pero, según los expertos, el área solo tiene capacidad para 7.500 elefantes, la mitad de los que hay ahora.

Las autoridades del recinto habían proyectado que, si no se ponía remedio a la superpoblación de estos animales y se mantenía la actual tasa de crecimiento en el 2020, habría 34.000 ejemplares solo en el Kruger.

Como están apelotonados, los elefantes están terminando con las reservas de vegetación del parque Kruger y ponen en peligro a otras especies que comparten el territorio con el mamífero terrestre de mayor tamaño, con un peso promedio de seis toneladas.

Desde 1967 y hasta el último año de sacrificio selectivo de elefantes en Sudáfrica, en 1994, se mataron 14.562 ejemplares y 2.175 más fueron trasladados a otros lugares, según datos oficiales.

Mientras tanto, las autoridades intentaban atajar el problema con otras medidas, como la esterilización de estos animales o su traslado a otros lugares donde tengan más espacio, pero esa política no aguanta más, y el Gobierno de Pretoria anunció que serán necesarios pasos mayores.

El ministro de Medio Ambiente anunció que en los próximos días serán publicadas en detalle las medidas que permitirán la muerte selectiva de elefantes que, en todo caso, solo será aplicada «bajo estrictas condiciones».

El sacrificio de estos animales no podrá ser con el único objetivo de obtener beneficios económicos. Serán usados rifles que puedan utilizar balas con un calibre mínimo de 0,375 pulgadas y en los parques nacionales solo el ministro lo podrá autorizar.

«Esta medida no buscará el lucro, por lo que no se permitirá la caza de esos ejemplares con ese propósito», advirtió Marthinus van Schalkwyk.

Además, para compensar, las autoridades fijaron también una serie de normas para controlar la caza de elefantes en recintos privados, así como su cría para ser domesticados o ser empleados por safaris o circos.

Son muchos los parques privados en Sudáfrica que se encuentran abiertos a cazadores profesionales o aficionados, en una actividad que tiene escasa regulación legal, a pesar de las continuas protestas de las organizaciones defensoras de los animales.

En todo caso, el político adelantó que «las prácticas crueles y no éticas serán exterminadas inmediatamente».










A. DE GRACIA (EFE) / PRETORIA
A. de gracia (efe) / pretoria



1 comentarios:

@lex dijo...

No puedo creer que hayamos vuelto al siglo 19, época en la que andaban los cazadores aristocráticos de Europa por la selva africana matando tigres, leones, gorilas y todo los que se moviese para después posar para una fotografía color sepia, sentado encima de la bestia muerta a tiros apoyándose con el rifle, con sombrero "cucalón" (de cazador), ropa de safari y una sonrisa de oreja a oreja.

Faltan elefantes en el mundo, no sobran, si tienen sobrepoblación deberían exportarlos a otras naciones africanas que ya no los tienen por haberlos exterminado para obtener el marfil de sus colmillos. En la india también hay sobrepoblación de elefantes, vacas, monos, perros, etc. Y sin embargo los consideran sagrados, hasta tienen carreteras exclusivas para elefantes, santuarios donde se desviven alimentándolos a pesar de que a veces se exasperan y atacan poblados aplastando lo que se encuentren por delante, porque hay que tener presente que son animales inteligentes y como uno a veces pierden la paciencia.

Si fuera así en China también el gobierno debería sacrificar una parte de su población ya que son demasiados (mas de mil millones de chinos).
Las matanzas de animales no contribuyen a controlar la sobrepoblación, el mejor método es la esterilización y no abandonar las mascotas en la calle.
Saludos.

21 abril, 2008